12/08/2020 -  3 minutos de lectura Por Findasense

Nuestras costumbres más arraigadas son las que más nos duelen abandonar en la pandemia. Lo sabemos, cada uno de nosotros tenemos pequeños rituales que hemos tenido que interrumpir, actividades que nos daban relajación, placer, distracción, alegría. Muchas han desaparecido, otras han cambiado radicalmente.

Dentro de estas actividades, muchas veces relacionadas con el ocio y el esparcimiento, hay algunas que tienen un calado más profundo, porque tienen implicancias culturales que configuraban el ADN de una sociedad. Reunirnos, encontrarnos o simplemente socializar en los bares es una de ellas para los españoles, casi un patrimonio cultural, como recientemente se ha estado debatiendo.

Descarga el Estudio: “La vida en los bares y la nueva normalidad en España”

¿Es igual hoy ir a una terraza que el verano anterior? Definitivamente, no, y un sin número de medidas de distanciamiento e higiene configuran una experiencia totalmente distinta. Este cambio en la experiencia tiene un gran impacto en el consumidor, y las marcas deben asumir un rol determinante para acompañarlo en un escenario con nuevas reglas de juego. Estudiarlo es primordial para entender dónde están los puntos de dolor y qué podemos hacer para que la llamada “nueva normalidad” no empañe una experiencia tan apreciada.

PUBLICIDAD

 

PUBLICIDAD

“La vida en los bares y la nueva normalidad en España”, es un estudio que realizamos en Findasense donde combinamos herramientas de investigación cualitativa clásicas con nuestros métodos ágiles de investigación. De ella obtuvimos una gran cantidad de aprendizajes, pero sobre todo la certeza de que debemos observar de cerca los nuevos comportamientos y sentimientos de los consumidores para posibilitar que las marcas conecten con ellos, y en muchos casos, los ayuden a recuperar el sentido profundo de sus experiencias más queridas.

Karina Laborde, CX Strategy & Intelligence Lead Iberia, y responsable del estudio, lo explica con claridad: “Es un gran error pensar que la nueva normalidad solo exige medidas de higiene por parte de los establecimientos, lo que necesitan para que el consumidor se sienta seguro es el rediseño de la experiencia completa, para que sepan cómo actuar y puedan aplicar las medidas de seguridad recomendada”.

Vuelta a los bares: ¿Cómo se comportan los consumidores españoles en la nueva normalidad?

Saber que a las familias les preocupan el “control” de sus niños, que la esperas por el distanciamiento están siendo una molestia, que la falta de digitalización del menú un nuevo issue, que los camareros se sienten abrumados por el exceso de tareas que las medidas de higiene les provocan o que los consumidores en general no saben qué bebidas o comidas son más segura para consumir, son insumos fundamentales para la configuración de propuestas que guían al consumidor a recuperar esta experiencia.

Entender, al mismo tiempo, que una vez allí, sentados en torno a una mesa, los integrantes de las distintas burbujas sienten una gran felicidad de retornar y disfrutar ese momento de calidad que los españoles no permitimos para socializar, nos indica el valor que tiene esta experiencia, por lo tanto su relevancia a nivel de consumo.

La observación detallada del customer journey map en la nueva situación de consumo, con un enfoque mixto de técnicas cualitativasnos, nos permite acceder a un entendimiento global de la conducta de los usuarios, observando de forma directa, así como trabajando técnicas de proyección, por medio de netrevistas, para que nos hablen sin sesgos sobre el comportamiento que buscamos comprender.

Siguiendo los hallazgos detectados, tanto a nivel de las nuevas necesidades que surgen desde la gestión de los bares, así como del comportamientos que muestran los consumidores, las marcas pueden detectar oportunidades y desarrollar estrategias para convertirse en agentes de cambio, dando soporte a su red de bares en dos niveles: brindando herramientas para mejorar el trabajo en los establecimientos del sector, desde tecnología hasta merchaindancindg. Asumiendo un rol educativo para guiar al consumidor en las medidas preventivas, necesarias para no perder, justamente, este ritual tan identitario como apreciado por los españoles.